Construcción de una terraza de madera

Esta página no pretende ser una guía exhaustiva para el diseño y la realización de terrazas de madera. Su única pretensión es la de comentar algunos aspectos esenciales que, por otro lado, se tratan en detalle en los textos de las normas (en especial, la NF DTU 51.4 sobre entarimados exteriores de madera y la NF B54-040 sobre láminas para entarimados exteriores de madera) así como de otros textos de referencia, de los que se han extraído la mayor parte de los textos y diseños que aparecen más abajo. Para garantizar un resultado óptimo, le recomendamos que recurra a profesionales y que utilice exclusivamente materiales de calidad. Los artesanos y profesionales que diseñan y construyen terrazas de madera están obligados a cumplir las exigencias de las normas y reglamentaciones vigentes, los protocolos establecidos y las instrucciones y pliegos de especificaciones técnicas suministrados por los fabricantes de los productos y materiales que se instalan.
10-2-2-1-img01

Elementos de una terraza de madera

10-2-2-1-img01
  • 1. Láminas de entarimado
  • 2. Rastreles. Dos diseños posibles: con o sin rastrel
  • 3. Envigado: vigueta en caras vistas y en la parte intermedia
  • 4. Herrajes de constitución del envigado
  • 5. Herrajes de anclaje del envigado
  • 6. Bases
  • 7. Explanación
  • 8. Terreno natural

El envigado

El envigado está formado por madera de sección rectangular. Las viguetas desempeñan una función estructural, de soporte mecánico y de fijación para el entarimado. Las viguetas se disponen en el sentido de la altura de la sección; es decir, el lado más corto se sitúa en horizontal y descansa sobre los soportes. El marco del contorno está formado por viguetas esquineras. Durante la instalación, es preciso evitar que las viguetas permanezcan en contacto con agua estancada. Si las láminas se colocan directamente sobre las viguetas, sin rastreles, le aconsejamos que proteja las viguetas con cinta asfáltica con armadura de poliéster.
10-2-2-1-img03

10-2-2-1-img03

Enrastrelado

Hay dos diseños posibles: con o sin rastreles. Los rastreles son maderas de sección más pequeña que las viguetas. Se colocan a intervalos regulares, perpendicularmente a las viguetas vistas. Forman parte del “entarimado” y constituyen la interfaz entre la estructura primaria (las viguetas) y las láminas de la terraza. El marco del contorno está formado por rastreles esquineros. Su dimensionamiento es importante, en especial para garantizar un anclaje perfecto de las fijaciones de las láminas, al igual que su separación, esencial para evitar una flexión excesiva del entarimado cuando este recibe cargas. Los rastreles se colocan a lo ancho, es decir, que el lado más largo de la sección descansa en paralelo al suelo. Durante el proceso de alineación, debe respetarse una separación adecuada entre los soportes; en especial, en función del tipo de madera, las dimensiones de las láminas que se van a instalar y el tipo de obra (tipo 1 o tipo 2).
Los rastreles deben encolarse, atornillarse o fijarse al soporte para evitar una deformación prematura debida al hundimiento. Conviene insistir en que el tipo de madera de los rastreles debe ser, como mínimo, de la misma densidad y durabilidad que las láminas de madera del entarimado. En general, no se permite fijar una madera más dura sobre otra más blanda. El ancho de los rastreles debe ser como mínimo de 50 mm para la cara vista de la lámina y de 70 mm en los dos extremos de las láminas alineadas de punta a punta, excepto en caso de doble enrastrelado. Le recomendamos esta solución, teniendo cuidado de separar los extremos de las láminas para garantizar el avenamiento de las maderas de las puntas. Le recomendamos que proteja los rastreles con una cinta asfáltica con armadura de poliéster.

Láminas de entarimado

Los tipos de madera más utilizados para las láminas de entarimado se mencionan en las tablas de la sección “La madera”. La información se ha extraído en su mayor parte de la norma NF B54-040. El dimensionamiento de las láminas de un entarimado debe realizarse de acuerdo con los principios generales del Eurocódigo 5 (UNE EN 1995-1-1). Es importante respetar el coeficiente de esbeltez máxima (anchura/espesor) del tipo de madera elegido. Los criterios de combado considerados son: - Tipo 1 (o estándar): el combado máximo instantáneo en presencia de esfuerzos debe ser inferior a 5 mm. - Tipo 2 (o confort): el combado máximo instantáneo en presencia de esfuerzos debe ser inferior a 3 mm. Debe utilizarse un fijación en cada punto de apoyo de las láminas sobre los soportes, ya sea en la cara vista o en el extremo de la lámina, sea cual sea la anchura de la lámina.
10-2-2-1-img04

 
10-2-2-1-img05
 

Humedad de las láminas

Debido a su carácter higroscópico, la madera puede absorber o perder humedad en función de las condiciones del aire y de temperatura del emplazamiento. La humedad de las láminas es el elemento más importante que interesa considerar a la hora de utilizar madera. Es una de las claves de la durabilidad y la estabilidad dimensional de los elementos instalados. El índice de humedad de las láminas de una terraza debe controlarse antes de la instalación, con ayuda de un higrómetro de puntas correctamente calibrado. La humedad de las láminas en el momento de la instalación no debe ser superior al 18%. Lo ideal es instalar madera cuya humedad sea próxima al valor medio de humedad de equilibrio del emplazamiento. Con ello se limitarán los movimientos de la madera que se producen entre los periodos húmedos y secos. Con carácter general, se desaconseja instalar láminas de terraza húmedas en épocas secas. En esas condiciones, la humedad de la madera no tiene tiempo de alcanzar un estado de equilibrio con el medio ambiente y un secado demasiado rápido genera fuertes tensiones, que son fuente de fisuras y deformaciones.
Para mantener la estabilidad de las láminas de terraza (y, en particular, para reducir el efecto de abarquillado), es importante prever una ventilación correcta (mínimo 10 cm entre el suelo y los rastreles). El uso de láminas de poca anchura (máximo 120 mm) también reduce considerablemente el riesgo de abarquillado y la amplitud de las dilataciones y contracciones que sufrirán las láminas.

Separación entre láminas

10-2-2-1-img06

1. intervalo de separación admisible: de 3 a 12 mm

La sucesión de las estaciones, con las consiguientes variaciones en la humedad relativa del aire, provoca dilatación y contracción de la madera. Es preciso determinar con cuidado la separación adecuada entre las láminas durante el montaje (ni demasiado ni demasiado poco). La separación que debe dejarse entre las láminas durante el montaje depende esencialmente del tipo de madera, de su humedad, de su anchura y de las condiciones climáticas extremas del emplazamiento (la temperatura y humedad relativa del aire en verano y en invierno determinan la humedad de equilibrio de la madera). La separación entre las láminas no debe ser inferior a 3 mm ni superior a 12 mm.
Las fijaciones HardWood Clip® y SoftWood Clip poseen una cuña de separación integrada, disponible en diferentes tamaños (3 mm – 5 mm – 7 mm), diseñada para dejar automáticamente la separación adecuada entre las láminas y controlar su dilatación y contracción, evitando separaciones anormalmente grandes o láminas en contacto. Separación y secado de la madera Existen dos tipos de secado de la madera: AD (Air-Dried) o secado al aire y KD (Kiln-Dried) o secado en horno kiln. El índice de humedad residual de la madera AD es generalmente superior al 18%. Tras la instalación y, en especial, durante los periodos secos o de verano, las láminas de madera AD pierden una parte considerable de su humedad y se contraen. Por tanto, la separación entre las láminas de la terraza aumenta. Para evitar separaciones anormales entre las láminas durante los periodos secos, es recomendable colocar las láminas con una separación reducida, en general de 3 a 5 mm, dependiendo del tipo de madera, su humedad en el momento del montaje, sus dimensiones y las condiciones de temperatura y humedad del emplazamiento (índice de humedad de equilibrio). La separación mínima de 3 mm en la instalación solo es aplicable si el índice de humedad en el momento del montaje es igual o superior al índice de humedad de equilibrio máximo del emplazamiento (de media, un 22% en Bélgica) o del punto de saturación de las fibras de la madera instalada, si es inferior (por ejemplo, 20% para el Ipé). De manera inversa, las láminas de madera KD, cuyo índice de humedad residual es generalmente inferior al 18%, se hinchan y se dilatan después de la instalación, así como durante los periodos húmedos e invernales, debido al incremento de su humedad hasta el nivel de equilibrio máximo del emplazamiento. Para que la separación no sea anormalmente baja y para evitar que las láminas entren en contacto unas con otras durante los periodos húmedos, se debe dejar una separación suficiente entre láminas; en general, de 5 a 7 mm dependiendo sobre todo del tipo de madera, su humedad en el momento del montaje, sus dimensiones y las condiciones de temperatura y de la humedad del emplazamiento (índice de humedad de equilibrio). El índice de humedad de las láminas de terraza debe verificarse antes de instalarlas (véase más arriba “Humedad de las láminas”).
10-2-2-1-img07

Fijaciones invisibles

Las fijaciones invisibles son ventajosas por cuestiones de durabilidad de la obra (se reduce el número de puntos de retención de agua) pero también por razones estéticas y de seguridad. Es importante elegir un sistema que haya sido verificado por un organismo certificador independiente y que cuente con un pliego de especificaciones técnicas de diseño e instalación. HardWood Clip® es el único sistema de fijación invisible que ha sido evaluado por dos organismos autorizados independientes: FCBA en Francia y CTIB en Bélgica.

Perforación previa

Siempre recomendamos realizar una perforación previa, sobre todo con las maderas duras. Es indispensable:
  • - para maderas cuya densidad sea > 800 kg/m3
  • - en el extremo de las láminas.
10-2-2-1-img08

Tipos de soporte para terraza

Los soportes pueden ser de distintos tipos:
Soporte de madera Soporte de hormigón
Entarimado (láminas + rastreles) sobre elementos lineales de madera 10-2-2-1-img08 Entarimado (láminas + rastreles) sobre losa de hormigón 10-2-2-1-img08
Entarimado (láminas + rastreles) sobre elementos lineales de madera 10-2-2-1-img08 Entarimado (láminas + rastreles) sobre losa de hormigón 10-2-2-1-img08
Soporte metálico Soporte de bloques de polímero
Entarimado (láminas + rastreles) sobre elementos lineales de metal 10-2-2-1-img08 Entarimado (láminas + rastreles) sobre base y losa de hormigón 10-2-2-1-img08
Entarimado (láminas) sobre elementos lineales de metal 10-2-2-1-img08 Entarimado (láminas + rastreles) sobre bases, geotextil y suelo bruto estabilizado 10-2-2-1-img08

Ejemplos de montaje sobre diferentes soportes

Montaje sobre losa de hormigón o suelo embaldosado

Los rastreles se clavan, se atornillan o se encolan a platinas y se nivelan.
2. Corte vertical de rastreles sobre enlosado (cara vista)
10-2-2-1-img10
  • 1. Lámina de entarimado, espesor 3-1-2: “e”.
  • 2. Rastrel, altura según 3-1-2: “a”.
  • 3. Losa de hormigón armado, 120 mm de espesor, a razón de 350 kg/cemento/m de hormigón como mínimo (armadura forjado soldado).
  • 4. Arena, de 50 a 100 mm de espesor.
  • 5. Nivel de fondo de excavación. Nivel del decapado -200 mm / terreno natural.
  • 6. Barrera contra subidas capilares.
  • 7. Fijación.
  • 8. Calado puntual con material rígido de síntesis de distancia “x” según 3-1-2, 10 mm o 20 mm de espesor siguiendo el sentido del rastrel con respecto a la pendiente del enlosado.
  • 9. Pendiente 1 % mínimo.

Instalación sobre una terraza estanca

Instalación de rastreles y fijación en bases ajustables de PVC (8 bases/m2).

10-2-2-1-img11

  • 1. Láminas de entarimado o losa
  • 2. Rastrel
  • 3. Base de polímero
  • 4. Losa de hormigón o suelo estabilizado y nivelado y con una capacidad portante superior a 2 bar
  • 5. Geotextil

Instalación sobre una base en tierra

En este tipo de diseño, para evitar hundimientos diferenciales en la terraza, los rastreles deben descansar sobre cuñas de asiento que garantizan la homogeneidad global de la capacidad portante con respecto al suelo. Debe aplicarse una capa de arena o de gravilla comprimida y aplanada. Instale bases de mortero (adoquines o bloques) como soporte para los rastreles (como norma general, 1 base cada 50 cm). Compruebe los niveles y la altura. Fije los rastreles a las bases (atornillado, ensamblado por espigas).
2. Corte vertical sobre base de hormigón

10-2-2-1-img12

  • 1. Hormigón en masa, asiento de base
  • 2. Fondo de excavación para cada base
  • 3. Base prefabricada o vertida in situ
  • 4. Vigueta (según 3-1-3)
  • 5. Lámina de entarimado
  • 6. Terreno natural

Consejos adicionales

Índice de pérdida

Optimice su rendimiento con un plano preciso. Para instalaciones a junta perdida, prevea entre un 5% y un 10% de superficie adicional. Para una instalación con cortes a 45°, con curvas o con juntas regulares, prevea entre un 15% y un 20% de superficie adicional.

Almacenamiento de la madera

Se recomienda almacenar las láminas de madera, preferentemente bien ceñidas y enlistonadas entre cada fila, en emplazamientos interiores, bajo un cobertizo y en un entorno bien ventilado; en el caso de almacenamiento exterior, guardar bajo una cubierta de lona. Se prohíbe el almacenamiento con exposición directa al sol.

Rectificar una lámina con una deformación longitudinal

Cuando una lámina presenta una deformación longitudinal importante (curvatura perpendicular a la cara o al canto), no sirve de nada rectificarla mediante un sistema mecánico. Cuando se ha fijado la lámina, las tensiones internas de la madera son tan grandes que el tornillo solo contiene la deformación temporalmente. Es muy aconsejable entallar la cara inferior de la lámina, en sentido longitudinal, para liberar las tensiones. Asimismo, le recomendamos que reduzca la longitud de la lámina.

Ajuste del atornillador eléctrico

Es importante ajustar el par y la velocidad de rotación del atornillador eléctrico para evitar que los tornillos se rompan o se dañen durante la instalación. Le aconsejamos que realice una prueba previa en una lámina descartada.

Pendiente del soporte de hormigón

Para permitir una evacuación óptima del agua de la superficie de la losa, esta debe realizarse con una pendiente mínima del 1,5%, con el punto más alto en el lado de la casa.

Lista de comprobación para la construcción de una terraza de madera

Diseñar y construir una terraza de madera de calidad exige cumplir obligatoriamente un mínimo de reglas:

NORMAS

  • 1. Deben respetarse las reglas y exigencias establecidas en las normas vigentes, en particular, la DTU 51.4 sobre entarimados exteriores de madera; la NF B54-040 sobre láminas de entarimados exteriores de madera; la UNE EN 335-1 y UNE EN 335-2 Durabilidad de la madera y de sus materiales derivados; la UNE EN 338 Madera estructural. Clases resistentes; y la NF B 52-001-1 sobre clasificación visual para el uso en estructuras de maderas aserradas francesas resinosas y frondosas.

TERRENO

  • 2. Preparar el terreno según la naturaleza del suelo y el diseño elegido, prestando atención a la correcta evacuación del agua (mediante evacuación o filtración).

ESTRUCTURA

  • 3. Construir una estructura rígida, estable y robusta. Se recomienda usar una doble estructura, sobre todo en el caso de terrazas sobre terreno natural.
  • 4. Nivelar la estructura.
  • 5. Fijar los rastreles a los soportes adaptados (viguetas, bases de hormigón, bases de polímero, etc.). No es suficiente con utilizar solo rastreles.
  • 6. Aislar los rastreles del suelo o del soporte de hormigón mediante cuñas de plástico, tampones de caucho o tela asfáltica inalterable (preferentemente con armadura de poliéster, de tipo NÖVLEK®). Con ello también mejorará la evacuación del agua.
  • 7. Dejar espacio suficiente entre el entarimado y el suelo para facilitar una adecuada ventilación del entarimado.

RASTRELES.

  • 8. Utilizar rastreles de una madera estable de Clase 4.
  • 9. Colocar una cinta asfáltica inalterable (preferentemente con armadura de poliéster, de tipo NÖVLEK®) en la cara superior de los rastreles para protegerlos de la humedad, mejorar la evacuación del agua, crear una junta estanca ente los rastreles y las láminas, y limitar el riesgo de abarquillado de las láminas.
  • 10. Respetar una anchura de los rastreles de, como mínimo, 50 mm para la cara vista de la lámina y de 70 mm en los dos extremos de las láminas alineadas de punta a punta, excepto en caso de doble enrastrelado. Le recomendamos esta solución, teniendo cuidado de separar los extremos de las láminas para garantizar el avenamiento de las maderas de las puntas.
  • 11. Dejar una distancia máxima de 40 a 45 cm entre los rastreles en función del tipo de entarimado, de la madera que lo constituya y del espesor de las láminas.

LÁMINAS

 
  • 12. Utilizar láminas del mismo ancho, de madera de Clase 4, sin albura y de un tipo de madera estable. El índice de humedad de las láminas no de ser superior al 18% en el momento de la instalación. Idealmente, dicho índice debe estar próximo al índice medio de humedad de equilibrio del emplazamiento. Las láminas deben presentar un estado de acabado y superficial cuidado.
  • 13. Dimensionar las láminas respetando el coeficiente de esbeltez máximo (anchura / espesor) del tipo de madera establecido en la norma NF B54-40. El empleo de láminas de poca anchura (máximo 120 mm) reduce considerablemente el riesgo de abarquillado y deformación, así como la intensidad de la dilatación y la contracción.

FIJACIONES

 
  • 14. Fijaciones invisibles: utilizar siempre un sistema de fijación cuya conformidad haya sido evaluada por un organismo autorizado independiente (FCBA, CSTB, CSTC, CTIB, UBAtc) y que posea un pliego de especificaciones técnicas completo y preciso de diseño e instalación, como las fijaciones HardWood Clip® evaluadas por FCBA y CTIB/UBAtc que, por supuesto, disponen de dicho pliego de especificaciones técnicas. Las instrucciones de instalación deben respetarse minuciosamente.
  • 15. Tornillos vistos: utilizar tornillos de calidad superior de acero inoxidable A2 o A4, correctamente dimensionados, con cabeza fresada o abombada, con doble roscado o junta de rosca en la cabeza, de tipo Torx.

MONTAJE

 
  • 16. Alinear las láminas, dejando una separación constante entre ellas mediante el uso de cuñas rígidas del mismo grosor.
  • 17. Determinar con rigor la separación adecuada entre las láminas durante la instalación (ni demasiada ni demasiada poco), en función del tipo de madera, su humedad (medir con un higrómetro de puntas), su anchura y las condiciones climáticas extremas del emplazamiento. Las fijaciones invisibles HardWood Clip® se encuentran disponibles en diferentes tamaños y garantizan una separación adecuada y constante.
  • 18. Deformación longitudinal considerable de una lámina (curvatura de canto): no forzar la lámina rectificándola con un sistema mecánico. Las tensiones internas son tan grandes que el tornillo solo contiene la deformación temporalmente. Entallar la cara inferior de la lámina, en sentido longitudinal, para liberar las tensiones.
  • 19. Respetar un rebase lateral de las láminas de 10 a 15 mm como máximo y longitudinal comprendido entre 20 mm y 3 veces el grosor de la lámina, como máximo.
  • 20. Exclusivamente en caso de atornillado visto: a) alinear perfectamente los tornillos a cordel – b) realizar perforaciones previas y fresar con cuidado los orificios de los tornillos en las láminas – c) atornillar con cuidado los tornillos asegurándose de que la parte superior de todas las cabezas quede al mismo nivel (ligeramente por debajo del nivel de la cara superior de las láminas).
  • 21. Prever trampillas de acceso a los lugares que deban permanecer accesibles o para limpiar debajo de la terraza con una manguera o similar.

ACABADO

 
  • 22. Ocultar la estructura de la terraza con láminas de acabado, dejando una ventilación mínima que impida la acumulación de humedad.