Mantenimiento de un entarimado de madera

Cambio de aspecto

Una terraza de madera no necesita un mantenimiento específico, siempre y cuando el cambio de color sea aceptable para el usuario.
10-2-3-img01
10-2-3-img01
10-2-3-img01

El aspecto visual de la madera evoluciona bajo la influencia de ciertos factores medioambientales como la luz, la temperatura, la humedad, las heladas, el viento, etc. La variación del aspecto visual de la superficie de la madera obedece a efectos complejos ligados a los cambios químicos y físicos de la madera. En general, estas alteraciones, entre las que destaca el agrisamiento natural de la madera, se producen por la degradación fotoquímica de los compuestos de la pared celular, en especial la lignina. Este cambio de coloración solo afecta a la superficie de la madera. Las propiedades físicas y mecánicas no se ven alteradas y la estructura interna de la madera permanece intacta. Los acabados incoloros son poco o nada eficaces frente a estos cambios de aspecto.


10-2-3-img01

Limpieza

Es necesario llevar a cabo una limpieza a fondo dos veces al año. Esta limpieza debe llevarse a cabo con agua y un cepillo de raíz. Es preciso eliminar correctamente posibles residuos incrustados en las ranuras de la superficie (si el entarimado tiene ranuras). Esta limpieza es esencial, ya que permite erradicar el desarrollo de mohos y evitar que se fijen diversos tipos de contaminantes, que son los principales responsables de un pavimento deslizante. Un entarimado sin mantenimiento puede volverse peligroso si se estanca agua en él.

Acabados

Los tratamientos de acabado tienen la función de proteger la superficie de la madera contra el agrisamiento progresivo y de limitar las variaciones dimensionales, reduciendo para ello el intercambio de humedad con el aire ambiente. La aplicación de un acabado adaptado para un uso específico mejora las cualidades estéticas de la madera, siempre y cuando se aplique un mantenimiento adecuado. Sin embargo, no es realista pensar que la aplicación de un producto de acabado puede evitar el deterioro a plazo sin intervenciones regulares. Además, para mantener el color, el acabado debe aplicarse de manera repetida en cada temporada. Por otro lado, en invierno se produce una decoloración rápida.