La madera

Los factores que determinan la solidez y la calidad de una construcción de madera son su diseño, su instalación y, por supuesto, las prestaciones de los materiales que la constituyen. En este sentido, la madera es un material que presenta numerosas ventajas. La madera soporta con gran eficacia esfuerzos considerables.
bois

Características de la madera

Durabilidad y clase de uso (EN 350-2 / EN 335 / EN 460)

Debido a su naturaleza orgánica, la madera es susceptible de degradarse por la acción de agentes biológicos tales como los insectos y los hongos. La durabilidad natural de una madera da una idea de su resistencia intrínseca a los ataques biológicos. El riesgo depende de la exposición de la madera a la humedad. Antes de diseñar una terraza o un revestimiento de madera, es fundamental elegir un tipo de madera adecuado. Esta elección se determina en base a diferentes parámetros, como la durabilidad, la estética, las prestaciones mecánicas, la facilidad de trabajar el material, el impacto medioambiental, la disponibilidad y el precio. A la hora de elegir una madera, se debe prestar especial atención a la identificación de las condiciones climáticas y los esfuerzos exteriores típicos del entorno en el que va a instalarse la terraza o el revestimiento, y al tipo de uso que se va a dar a la madera elegida. La madera debe ofrecer una durabilidad suficiente para resistir las condiciones de humedad de la aplicación, ya sea de forma natural o por la acción de tratamientos. En general, las terrazas de madera corresponden a las clases de uso 3 o 4. Los revestimientos se asignan a la clase de uso 3. La durabilidad de la madera es, sin lugar a dudas, uno de los principales factores que se deben tener en cuenta en la elección. La durabilidad es un aspecto esencial para los diseñadores, arquitectos y contratistas, ya que determina el tipo de madera más aconsejable y/o el tratamiento de conservación oportuno en función del tipo de instalación, destino y ubicación. Las maderas empleadas en la construcción de terrazas deben presentar una durabilidad de tipo 1, 2 o 3.
Durabilidad (duramen) Descripción Equivalencia (indicativa)
1 muy duradera > 25 años
2 duradera de 15 a 25 años
3 medianamente duradera de 10 a 15 años
4 poco duradera de 5 a 10 años
5 no duradera < 5 años
  La durabilidad natural es un concepto que no puede disociarse de las condiciones de uso de la madera. La norma EN 335-1 caracteriza 5 clases de uso:  
Clase de uso Situación de servicio Ejemplos de uso
1 Madera siempre seca. Humedad de la madera siempre < 20% Carpintería de interior protegida de la humedad: parqués, escaleras interiores.
2 Madera seca, sin contacto con el suelo, cuya humedad puede superar de manera ocasional el 20% (superficie temporal o accidentalmente humidificada) Estructuras ventiladas y armazones.
3 Madera sin contacto con el suelo, con alternancia de periodos de humedad y de sequedad (por ejemplo, intemperie o condensación). Humedad frecuente < 20%. Todo tipo de piezas de construcción o carpintería exterior vertical con exposición a la lluvia: revestimientos, ventanas, etc. Estructuras sin ventilación. Piezas protegidas expuestas a condensación.
4 Madera en contacto permanente con el suelo y con agua dulce. Humedad siempre > 20%. Estacas, postes, madera maciza o laminada en contacto con el suelo, madera sumergida en agua dulce, etc.
5 Madera en contacto permanente con agua salada. Construcciones portuarias, muelles, rompeolas, etc.

Resistencia a las termitas

Por resistencia a las termitas se entiende la resistencia natural del duramen según la norma UNE EN 350-2 o bien la resistencia adquirida a través de un tratamiento de conservación conforme con la norma NF B 50-105-3 para la clase de uso en cuestión. D: Duradera M: Medianamente duradera S: Sensible

Estabilidad

Durante su vida útil, las láminas de una terraza de madera experimentan ciclos de contracción y dilatación en función de las variaciones climáticas. Durante estos ciclos, la madera puede deformarse, agrietarse, rajarse, etc. Para obtener una obra de calidad, es importante que el diseñador conozca las características de cada tipo de madera, independientemente de la que utilice. En este sentido, la tabla resumen de tipos de madera incluye la siguiente escala de valores: PS: Baja estabilidad MS: Estabilidad media S: Alta estabilidad

Dureza (NF EN 1534)

La dureza se clasifica en cuatro niveles: A: de 10 a 20 N/mm2 B: de 20 a 30 N/mm2 C: de 30 a 40 N/mm2 D: > 40 N/mm2

Calidad de aspecto

La madera es un material heterogéneo por naturaleza que presenta un cierto número de singularidades. Unas vienen de origen y otras van apareciendo a lo largo del proceso de envejecimiento (nudos, grietas ,etc.). La presencia de estas singularidades en una lámina de madera no significa que haya dejado de ser adecuada para el uso previsto. A menudo, no tiene ningún efecto en sus prestaciones técnicas.

Características geométricas requeridas para las láminas de terraza

Relación de esbeltez máxima de la sección de las láminas

Para evitar deformaciones excesivas mientras la lámina esté instalada en la obra, el cociente entre la anchura y el espesor (coeficiente de esbeltez) está limitado a un umbral máximo. Este umbral depende de la estabilidad intrínseca natural del tipo de madera. Cuanto mayor sea la estabilidad de una madera a los fenómenos de contracción y dilatación, mayor será este límite autorizado. Los valores autorizados se indican en la tabla adjunta (pestaña “Maderas”).

Espesores mínimos de lámina

Por razones de estabilidad y seguridad, no es recomendable emplear espesores de lámina inferiores a los valores que se indican en la tabla adjunta (pestaña “Maderas”).

Aristas superiores de las láminas

Las aristas de las láminas deben estar matadas. En el caso de las aristas redondeadas, el radio de curvatura debe ser igual o superior a 2 mm.

La madera y la humedad

La madera es un material higroscópico; es decir, que tiene la capacidad de absorber y devolver humedad al entorno. Durante su transformación y su instalación, el índice de humedad debe ajustarse en función del uso que se le vaya a dar. Todo lo relacionado con el agua tiene una importancia capital para la instalación de la madera. Si no se tiene en cuenta adecuadamente, puede ser fuente de muchos problemas, como deformaciones antes o después de la instalación, pérdida de propiedades mecánicas, defectos de secado, etc.

El fenómeno del abarquillado o pandeo

El abarquillado es un fenómeno inherente a la madera. Constituye una de las patologías más comunes de los revestimientos de suelos de madera (terrazas, parqué). Se considera admisible siempre y cuando se mantenga dentro de unos límites aceptables. Para más información, consulte el dossier 2/2008 (libro 9) del CSTC y la normativa en vigor.

Parámetros que influyen en la amplitud del pandeo

Gradiente del índice de humedad en el seno de la madera: el parámetro determinante del abarquillado es la diferencia en el índice de humedad entre las caras superior e inferior de una lámina. Este gradiente provoca una contracción o dilatación diferencial de la madera y explica deformaciones tanto cóncavas (la cara superior tiene un índice de humedad más bajo que la inferior) como convexas (la cara superior tiene un índice de humedad más alto). Modo de aserrado de la madera: las deformaciones de la madera son sensiblemente más pronunciadas (prácticamente el doble) en el sentido tangencial de las fibras que en el radial. Por tanto, el modo de aserrado (costero, cuarto, falso cuarto) tiene inevitablemente repercusiones en la amplitud del abarquillado. Especie de madera: del mismo modo que el aserrado, la especie de madera influye en el abarquillado en el sentido de que, para un mismo gradiente del índice de humedad, una madera menos estable sufre deformaciones más marcadas. Coeficiente de esbeltez de las láminas: el coeficiente de esbeltez es la proporción entre la anchura y el espesor de las láminas. Evidentemente, cuanto más alto sea este valor, mayor es el riesgo de abarquillado.

Tipos de maderas más habituales

MADERAS FRONDOSAS TEMPLADAS Y TROPICALES

Tipos de maderas sin albura para uso sin tratamiento Origen Densidad media kg/m3 (H= 15%) Tipo 1 Aptitud para clases de uso Tipo 2 Aptitud para clases de uso Clase de durabilidad (UNE-EN 350-2) Resistencia a las termitas (metropolitanas) Dureza Estabilidad Esbeltez máxima (a/g) Espesor nominal mínimo (mm) Observaciones
3a 3b 4 3a 3b 4
Caoba americana Swietenia macrophylla AL 550 2 S Alteración del color en contacto con hierro y cobre en entornos húmedos
Afrormosia Pericopsis elata AF 700 1/2 S
Afzelia / Doussié Afzelia bipidensis AF 800 1 D C S 6 19 Desengrasar las superficies antes del acabado. Riesgo de chorreo
Amaranto Peltogyne spp. AL 850 No No 2/3 M C MS
Angelim / Sapupira Hymenolobium spp. AL 750 2 MS
Azobé Lophira alata AF 1050 1/2 D D PS 4 50 Uso limitado por riesgo de deformación
Balau / Bangkirai Shorea laevis AS 950 2/3 D C MS 6 19 Variabilidad considerable de aspectos y densidades
Basralocus / Angélique Dicorynia guianensis AL 750 No No 2 M C MS 6 21
Bilinga Nauclea diderrichii AF 750 1 D C MS 5 27 Riesgo de deformaciones.
Bossé Guarea cedrata & Guarea laurentii (Bossé claro) Guarea thompsonii (Bossé oscuro) AF 600 2 S Posibles exudaciones de resina en el caso de G.c.
Bubinga Guibourtia demeusii AF 850 2 MS Riesgo de deformaciones.
Castaño Castanea sativa EU 600 No 2 M B MS 5 22
Roble europeo (común o albar) Quercus petraea o robur EU 700 No 2 M C MS 5 22 Ennegrece en contacto con el hierro en medio húmedo.
Cumaru Dipteryx spp. AL 1070 1 D D MS 6 19 KD (secado en horno kiln)
Idigbo Terminalia ivorensis AF 550 2/3 Ennegrece en contacto con el hierro en medio húmedo.
Gonçalo alves, gateado, jobillo Astronium spp. AL D C MS 5 19 KD (secado en horno kiln)
Ipé Tabebuia spp. AL 1050 1 D D S 7 19
Iroko Milicia spp. AF 650 No 1/2 D C MS 5 21 Ennegrece en contacto con el hierro en medio húmedo.
Itauba Mezilaurus itauba AL 850 1 D C MS 5 19
Jarrah Eucalyptus marginata AS AU 800 1 MS
Jatoba Hymenaea courbaril AL 900 No 2 M D MS 5 19 KD (secado en horno kiln)
Kapur Dryobalanops spp. AS 700 1/2 M B MS 6 19
Karri Eucalyptus diversicolor AU AS 880 2 MS
Keruing Dipterocarpus spp. AS 800 3 MS
Kosipo Entandrophragma candollei AF 650 2/3 S
Louro rojo Ocotea rubra AL 660 2 MS
Maçaranduba Manilkara spp. AL 1050 1 D D PS 5 21 Riesgo de grietas y deformaciones.
Makoré Tieghemella heckelii AF 660 1 S
Meranti, Dark Red Shorea spp. AS 680 2/3 S
Merbau Intsia spp. AS 800 1/2 M D S 7 19 Desengrasar las superficies antes del acabado. Riesgo de chorreos importantes.
Moabi Baillonella toxisperma AF 850 1 D C MS 6 19
Movingui Distemonanthus benthamianus AF 700 3 S
Niangon Heritiera utilis y H. densiflora AS 700 3 S Desengrasar las superficies antes del acabado.
Okan Cylicodiscus gabunensis AF 910 1 MS
Padouk Pterocarpus soyauxii AF 750 1 D C S 6 19
Panga-Panga Millettia stuhlmannii AF 850 2 S
Robinia Robinia pseudoacacia EU 750 Sí / No 1/2 D C PS 4 22 Muy rara en largos y anchos grandes.
Sapeli Entandrophragma cylindricum AF 650 3 S
Sipo Entandrophragma utile AF 650 2/3 S
Tali Erythrophleum spp. AF 900 1 D D MS 4 27 KD (secado en horno kiln)
Tatajuba Bagassa guianensis AL 800 1/2 D C PS 5 21 KD (secado en horno kiln)
Teca Tectona grandis AS 650 1 M B S 6 19 La durabilidad de la teca de plantación (AF, AL) varía de 2 a 3. Desengrasar las superficies antes del acabado.
Tiama Entandrophragma angolense AF 550 3 S Riesgo de deformaciones.
Tola Gossweilerodendron balsamiferum AF 500 2/3 S Desengrasar las superficies antes del acabado.
Wengué Millettia laurentii AF 850 2 S

MADERAS RESINOSAS

Tipos de maderas sin albura para uso sin tratamiento Origen Densidad media kg/m3 (H= 15%) Tipo 1 Aptitud para clases de uso Tipo 2 Aptitud para clases de uso Clase de durabilidad (UNE-EN 350-2) Resistencia a las termitas (metropolitanas) Dureza Estabilidad Esbeltez máxima (a/g) Espesor nominal mínimo (mm) Observaciones
3a 3b 4 3a 3b 4
Abeto de Douglas / Pino de Oregon Pseudotsuga menziesii EU AN 550 No No No 3 S B MS 6 20 Desengrasar las maderas ricas en resinas antes del acabado.
Abeto de Douglas / Pino de Oregon Pseudotsuga menziesii (tratada para uso en clase 3b) EU AN 550 No No No 3 D A MS 6 20 Desengrasar las maderas ricas en resinas antes del acabado.
Picea, Abeto rojo Picea abies EU 450 4 S Desengrasar las superficies antes del acabado. Riesgo de chorreo
Hemlock Tsuga spp. (tratada para uso de clase 4) S A MS 6 20
Alerce Larix spp. EU 600 No No No 3/4 S B MS 6 20 Desengrasar las maderas ricas en resinas antes del acabado. Riesgo de deformaciones.
Pino marítimo Pinus pinaster (tratada para uso de clase 4) EU No D B MS 6 20
Pino silvestre Pinus sylvestris (tratada para uso de clase 4) EU 500 D A MS 6 20
Cedro rojo del Pacífico, Tuya gigante Thuya plicata AN 370 No No 2 S <A S 6 27 Baja dureza superficial (punzonamiento).
Pino Pinus spp. AN 540 3 S Desengrasar las maderas ricas en resinas antes del acabado.

Fuentes: NF DTU 51.4, NF B54-040, Tropix, CSTC, Belgian Woodforum.